martes, 7 de julio de 2015

UDAN IGERILEKURA / EN VERANO A LA PISCINA




Uztaila zen, baina 1959koa. Bero handia izan genuen eta primeran etorri zitzaigun Unión Cerrajeraren igeritokia. Hura zen aukera ederra, udako hileetan! Egunero-egunero, goizeko 11etatik arratsaldeko 2ak bitartean eta arratsaldeko 4etatik 8ak arte (edo, hobeto adierazita, Juanito Vegak esan arte) edukitzen genuen zabalik… Bueno, zabalik genuen gizonezkook. Neska eta ez hain neskak kanpo aldeko hesian geratzen ziren – ureztatu berri gorri eta laru koloreko tajete loreen usain sakorrak lagun- triton arrek igerian nola egiten genuen ikusle huts izatera bakarrik heltzen zirela. Injustizia galanta, garaiko moralinaren ondorio hutsa. 

Egun hartan hiru adiskide elkartu ginen 33x12 metroko igerilekuko ur txikietan. Metro inguruko sakontasunarekin oin egiten lurrean, Anton Kintana eta Eugenio Astiazaran ditut nire eskuin ezker. Denboraldi hura igerilekua sortu zela hamaikagarrena zen, 1948ko uztailaren 24an inauguratu baitzuten. 

Oharra: Tritonei buruzkoa ez dut gugatik esan, ezta –are gutxiago- gure bizkarrean agertzen den flotagailuko mutikoari dagokionez.


ARGAZKIA ETA KOMENTARIOAK: JOSEMARI VELEZ DE MENDIZABAL

Era julio, pero de 1959. Hacía un calor tórrido y la piscina de Unión Cerrajera nos venía de perlas. ¡Aquélla sí que era una oportunidad a aprovechar en los meses veraniegos! Todos los días, desde las 11 horas hasta las 14, por la mañana, y desde las 16 a las 20 horas (o hasta que lo permitiera Juanito Vega) las puertas estaban abiertas… Bueno, estaban abiertas para los componentes del género masculino. Las chicas y no tan chicas llegaban, como máximo, hasta la barandilla del pilón acuático, desde donde – rodeadas del perfume de los tajetes rojo amarillos recién regados- observaban con envidia a los tritones macho refrescarse en aquellas aguas. Gran injusticia, producto de la moralina de la época.

Aquella mañana nos reunimos tres amigos en las “aguas pequeñas” de la piscina de 33x12 metros. Haciendo pie en un metro de profundidad aparezco retratado, teniendo a Anton Kintana y Eugenio Astiazarán, a mi derecha e izquierda. Aquella temporada era la undécima de funcionamiento de la piscina, inaugurada el 24 de julio de 1948.

Nota: Lo de tritones no lo he dicho por nosotros, ni – mucho menos- por el que a nuestras espaldas aparece con su flotador.

1 comentario:

  1. Santiago Cousidok idazten digu, Cadizetik / Nos escribe Santiago Cousido desde Cádiz:
    "No tengo claro el año (59 o 61), me apunté a la piscina de la Unión Cerrajera (estaba cerca de la estación del tren, ¿no?). No aprendí a nadar (de hecho, tras vivir en Cádiz desde 1978, continúo siendo de secano), pero me lo pasé muy bien. Me bañé 8 días, por lo que me faltó uno para amortizar el abono: 25 pesetas para los que no teníamos familiares en la fábrica y la entrada diaria era de 3 pesetas.
    Dirás que como recuerdo aquellos detalles, pero mi abuela, que lo debía haber
    pasado muy mal económicamente, me inculcaba la importancia de esos temas que, creo, olvidé pronto (al menos, según dice Pilar, mi mujer)

    ResponderEliminar