martes, 2 de junio de 2015

NIRE LEHEN JAUN HARTZEA / MI PRIMERA COMUNION



Igaro berri dugu lehen jaun haurzeetako hil nagusia, nahiz eta batzuek urrian ere egiten zutela badakidan. Baina niri maiatz loratsuan tokatu zitzaidan eta hor naukazue, Laso argazkilariaren aurrean, aingeruaren ogia nire baitan hartzeko prest. 1956 urtean geunden. Eta nire amak dotore jantzi ninduen.

Aurretik aitortzaren ezinbesteko muga igaro behar izan genuen eta esan behar dut nik ez nuela bake gehiago nabaritu nire barnean ezta pisu gutxiago ere. Horrek, nonbait, adierazi nahi du sakramentu horren aurretik oso bekatu gutxi egin nuela. Baina, tira, zegatik kontatu behar dizuet zuei nire bizitza?...  

ARGAZKIA ETA KOMENTARIOAK: JESUS MARI ARZE

Ha pasado el mes por excelencia de las primeras comuniones. Ya sé que algunos lo hacían en octubre – Cristo Rey- pero a mí me tocó en mayo florido. Ahí estoy, delante del fotógrafo Laso, esperando a recibir en mi interior el pan de los ángeles. Estábamos en 1956. Y mi madre me vistió elegantemente para la ocasión.

Habíamos sufrido previamente el fielato de nuestra primera confesión y la verdad es que yo no había notado más paz ni ligereza en mi interior, señal inequívoca de que previamente al sacramento no había pecado gran cosa. Bueno, pero no os voy a contar mi vida

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada